lunes, 26 de abril de 2010

Abismo

Frente al abismo, ahí me encontraba otra vez mas. Avanzando un pasito y otro hasta llegar al borde, sin arnés que me sujetase, allí acababa siempre..frente al abismo que te lleva la sinceridad contigo mismo, la frustración, la idea de conocerlo todo hasta las últimas consecuencias, mi toque de inocencia personal e incorruptible, pero sobre todo la esperanza. Esperanza..que la palabra tan bonita, pero que dañina..a esto me refiero, enarbolando la bandera de la esperanza al pie del abismo, así me encontraba yo.

Antes de dar el último paso, siempre intentas echarte atrás, en pos de preservar tu dignidad, tu ser, tu alma, tu sensibilidad, en definitiva, intentas salvarte, pero es inútil, sabes muy bien que caerás. Después de saltar, enseguida empiezas a notarlo todo de golpe, la indefensión, la ira..un rayo de luz..¡equivocado!..de nuevo la apatía, la indolencia, la crueldad, la hipocresía y otras cosas mas que te van golpeando en la cara, el pecho, la cabeza y el corazón. Crees que no hay fin para esa agonía emotiva, y entonces llegas..llegas al final del abismo y te das de bruces con la realidad..duro suelo, trozo de carne casi imposible de digerir. Te das cuenta de lo fácil que ha sido engañarte, manipularte, dañarte, pero entonces se te abre el futuro, amplio, llano y deseoso.

Caíste al abismo una vez mas si, y sabes que posiblemente habrá mas, pero no ese..ese en concreto ya lo has pasado y ahora lo dejarás atrás. Un vació oscuro es lo único que permanece, un vació que mas pronto o tarde se diluirá, por que simplemente es eso..un vació, el cual me lo arrancaré con la misma frialdad, inapetencia, incoherencia e indolencia con la que se forjó.

Sesión abismal:

Yo: ¿Todo el mundo puede saltar el abismo?

Mi Querido Psicoanalista: No, la gente cobarde nunca salta, se quedan mirandolo pero siempre se retiran.

14 comentarios:

Quien Sabe... dijo...

Es así, son pocos los que saltan pero si quieres un cambio debes saltar.

Águeda Torrado dijo...

que ganas tenemos todos de romper con lo caduco.

Arkangel dijo...

Quien sabe:
Si, pero tampoco es plan de estar siempre saltando..

Águeda:
Con lo caduco, pero sobre todo con lo muerto..

S. dijo...

Quiero saltar al abismo...me cojes tu en brazos?

Rebeca dijo...

Uff! no me digas que te olvidaste de abrir el paracaidas? umm seguro que el abismo sólo tenía medio metro! ¿estás bien?

Arkangel dijo...

S:
Bueno yo te cojo..pero después no seré responsable de mis actos..

Rebeca
Estoy bien..no me he roto nada que no lo estuviera ya..

Yopopolin dijo...

Me encanta la idea de tu blog! Tener este espacio como un esecie de sesión terpéutica, es lo mejor que he visto nunca! jaja

Respecto al abismo, no sé... a veces es mejor saltar, aunque te des de bruces... porque sino saltas, nunca sabrás lo que hubiese pasado...

oye, que encantado de conocerte!

Arkangel dijo...

Yopopolin:
Me alegro de que te parezca bien la idea del blog..aunque arreglar mentes no arreglamos..jeje
Y si..saltar y volver a saltar, a algunas personas es una de las cosas que nos hace sentirnos vivos.

Capitán Clostridium dijo...

Y ahora que ando desaparecido, ¿te atreves a escribir?

Saludos

Arkangel dijo...

Capitan:
Ya sabes yo ando siempre un poco naufrago y perdido, difícil es que mantenga un periocidad en escribir y en otras cosas tampoco.
Me alegro de verte por aqui y otra vez activo.

Patricia dijo...

Tal vez de los mejores post que te leí..
La vida es de los valientes, eso no lo dudes. Con paracaidas y /o botiquin, saltar es siempre la mejor opción.
¿te borraste de ser mi fan? vaya!!

Arkangel dijo...

Patricia:
La única pena es que yo no utilizo ni paracaidas, ni botiquín..a pecho descubierto.

Anónimo dijo...

Arkangel, soy Jezabel.
Veo por tus pots que tienes un mundo interior interesante, profundo, un yo profundo y bien abigarrado. Me gustan tus relatos y como te expresas.
Seguiré por aquí.

Arkangel dijo...

Jezabel:
Bienvenida..me alegra verte por aquí.