jueves, 14 de mayo de 2009

Cambio de domicilio.

Mi Corazón está harto, no aguanta más a sus compañeros de piso. El Hígado no hace bien su trabajo y no le filtra correctamente la sangre, con la consecuente resaca que siente cada vez que bebo. Los Pulmones le hacen trabajar demasiado, haciéndole bombear más deprisa..venga y venga a fumar. Los músculos le han perdido el respeto y le han retirado el saludo.

Pero sin lugar a dudas, con el que peor se lleva es con el Capitán General, el Cerebro; que aliándose con su Teniente Coronel, la Razón, le tienen en un sin vivir constante y absoluto. Coartan su libertad..el Corazón de mi Corazón es un espíritu libre, romántico y sensual, aunque también tiene su punto transgresor y rebelde. Estos dos le traen por el camino de la amargura, siempre dándole órdenes, obligandole a actuar según sus puntos de vista, que son inviolables e indiscutibles.

Puede evadirse en contadas ocasiones, cuando está en compañía del Subconsciente que es juguetón y algo impetuoso..como Él. Mientras todos descansan, los dos escriben sueños..sueños de como les gustaría que fueran sus vidas, planean escapadas traviesas, conciben amores imposibles..

Por todo ello mi Corazón le ha pedido un grandioso favor a su único y sincero amigo. Le ha hecho prometer que fabricarán un último sueño juntos, el cual tenga fuerzas para volar muy lejos..a tierras inconcebibles si hace falta y que logre visitar las mentes humanas, como nunca antes ningún sueño ambicionó. De todos es sabido, que los sueños tienen la capacidad de revolotear sobre las mentes soñadoras y elegir donde ubicarse..¿nunca te has despertado con la sensación de haber soñado algo perteneciente a otra persona?

Ese sueño suplicará que otro Corazón y mi Corazón ejecuten una simbiosis, consistente en que ese otro Corazón, más racional y realista se una a mi organismo y mi Quijote idealista, obre la sinergia con otra mente más sensible y espiritual.

¿Y que será de mi, si eso ocurre?

  • Sesión psicoanalista:

No todo se lo cuento a mi "Querido Sanador"..sino creería que estoy loco.

7 comentarios:

artemiza dijo...

Eres raro, pero no loco.. que va!

Jejeje, un beso.

S. dijo...

Y si tu corazón te pide algo que tu cerebro no entiende?seguirá de espítitu libre?
Vamos a ver,psicoanalizando,quieres encontrar a ese corazón que anda perdido para fusionarte,claro que eso pasará si tu razón y cerebro te deja.
No has pensado alguna ver en liberarlos...volar libre....puede que sea la respuesta a eso que preguntas...serías libre.
Un beso(no valgo para psicoanalista,quizas para psicótica)

Arkangel dijo...

Artemiza..más bien soy un locuelo..gracias por venir.

S. Nadie es libre del todo..siempre hay algo que nos delimita..ya sea nuestra Razón, nuestro Corazón o simplemente las circustancias.

Raquel dijo...

Paquito, creo que hay mas de uno y de dos corazones que necesitan mudanzas.
NO te mando un beso pq depués no me lo devuelves, jijiji...

Anónimo dijo...

El consciente y el subconsciente...¿tienen que ver directamente con la razón o con el corazón, o más bien con lo que se sabe y con lo que no se sabe, sencillamente?

Opino que conociendo bien tu mente y tu corazón, sabrás cuando una hace pellas o cuando la otra se pasa de mandona...cuando debes de dejar que cada una esté más a flor de piel que otra. Sin embargo, siempre habrá cosas que conozcamos y cosas que no conozcamos. Ante ello, no hay que pensar ¿qué ocurrirá? Si no...descubrirlo. Sin más. No podemos ser siempre iguales, ni automáticos, planificados, ni soñadores, ni irreales...somos un conjunto de estados que fluctúan.

Hay que analizar sólo cuando sea necesario.
(Pero vamos...que yo también me como mucho la olla. Maldita necesidad de controlarlo todo...)

Un saludo,

S. dijo...

oyeee me gusta tu nueva plantilla!!!

Arkangel dijo...

Edelilla.
Un besitooo..

Anonimo:
De acuerdo contigo..aunque yo me como la olla mucho, pero no siempre es para controlarlo todo, es más bien un vicio innato.

S.:
Bueno ya sabes cuando uno se aburre..